jueves, 9 de septiembre de 2010

Cultivo del Cacao en la República Dominicana


La Isla Española tuvo un auge económico durante el siglo XVI, su fuerza descansó en la producción azucarera para suplir mercados Europeos, misión cumplida con éxito hasta que diversas razones provocaran el desequilibrio de dicha Industria ocasionando su desintegración y su conversión en un proyecto cuya producción era bastante débil y su comercialización se hizo se hizo difícil y escasa se quedó en la producción por el cultivo local.

Zona Productora de Cacao

La Corona Española trató de articular una nueva producción que pudiera restaurar el brillo y el movimiento económico que había desarrollado la Colonia, para esto inicio el cultivo de Jengibre, Cacao y Tabaco. Esos cultivos estuvieron apadrinados por la Corona española, llegando incluso a obtener de las autoridades eclesiásticas que se le liberara al tabaco y al Cacao de la denominación de “Cultivos de demoniacos”, por que incitaban a la concupiscencia. Autorizado ya su cultivo, se iniciaron las estancias de cacao en las zonas del Cibao, también se autorizo el cultivo del tabaco, así aumentaron las entradas aduaneras por concepto de de la exportación del cacao.

A finales del siglo XIX, el cacao se convirtió junto al tabaco y la reactivación de la industria azucarera en la producción más importante del país.
Actualmente, los centros cacaoteros siguen en la zona del Cibao y su cultivo, exportación y en menor grado la producción del chocolate Embajador, una tradición ligada a la población trabajadora y también a los sectores económicamente altos del país.

En la vida cotidiana el cacao es parte de la cultura gastronómica ligada a la necesidad de consumir alimentos que sostienen a los trabajadores del campo y de la ciudad. En fin, un chocolate de agua o con leche, puede sostener un ser humano Dominicano, sin hambre, casi todo el día.
Amigas, seguimos bebiendo chocolate, ahora en Panavi, con Croissant y leyendo malas y buenas noticias del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada